miércoles, 24 de noviembre de 2010

TOXOCARA VITULORUM




Toxocara vitulorum

Descripción: De color crema, de hasta 30 cm de longitud y 0,5 de ancho.

Ciclo de vida: Las larvas se desarrollan sobre el pasto. Los huevos son ingeridos y se incuban en el intestino. Las larvas penetran las paredes intestinales, ubicándose en hígado, riñones y pulmones. También pueden atravesar la placenta e infectar a los nonatos.
Parasitosis: En sus formas adultas en el intestino. Sobre todo en terneros.
   
Distribución: En lugares cálidos del norte argentino.
Toxocara es un género de nematodos ascarídidos que contiene varias especies de gusanos parásitos, propio de los cánidos y félidos, y que sólo secundariamente afectan al ser humano

Morfología

Son gusanos cilíndricos de extremos puntiagudos con 3 labios en su boca, de color rosado claro-nacarado. Los adultos hembra miden alrededor de 15 cm, mientras que los machos casi la mitad. Los huevos miden 80 μm (micrómetros) y las larvas 0,4 mm de largo x 0,02 mm de ancho. Dadas las condiciones adecuadas, los huevos pueden sobrevivir de 2-4 años.

Biología

Tienen reproducción sexual, en la que el macho fecunda a la hembra la cual disemina los huevos al ambiente. El ciclo normal ocurre sólo en el perro y gato, especialmente en cachorros de menos de 5 semanas, en los que ocurre migración tráqueo-bronquial o ciclo de Loos. Este ciclo consiste en que las larvas infectantes (tipo L2) pasan desde el intestino a la circulación mesentérica, de ahí van al hígado y posteriormente al corazón derecho, una vez ahí migran hacia el pulmón y si son animales menores de 5 semanas atraviesan el epitelio pulmonar y llegan a los alvéolos, posteriormente a la tráquea y finalmente son deglutidos para alcanzar su estado adulto en el lumen intestinal. En el caso de los animales mayores de 5 semanas, no son capaces de pasa la membrana alveolar y se quedan en la circulación general, desde donde van hasta el tejido muscular y quedan en estado de latencia hasta que se den las condiciones propias para la infección.
Sólo afectan al hombre en el caso de que éste tenga contacto con las larvas en altas concentraciones, que en individuos inmunodeprimidos pueden causar diarreas leves e incluso pueden atravesar el epitelio intestinal y producir el Síndorme larva-migrans visceral. En casos más graves pueden migrar hacia el ojo e incluso hacia el cerebro.

Hospedadores, distribución geográfica y prevalencia de Toxocara

Toxocara vitulorum es un nematodo gastrointestinal parásito específico de bovinos (B. taurus y B. indicus). Se da en todo el mundo, pero es más

Adultos de Toxocara vitulorum hallados en el intestino tras el sacrificio. © J. Kaufmann / Birkhäuser Verlag
frecuente en regiones cálidas.
Otras especies de este género (Toxocara canis, Toxocara cati) son parásitos frecuentes de perros y gatos.
La enfermedad causada por las infecciones con este nematodo gastrointestinal se conoce como toxocariasis.

Localización de Toxocara

El órgano predilecto es el intestino delgado, pero las larvas migratorios pueden hallarse en la cavidad intestinal y en numerosos órganos (pulmones, tráquea, esófago, hígado, riñones, etc.).

Descripción de Toxocara

Con sus hasta 30 cm de longitud, los adultos de T. vitulorum son los gusanos intestinales más grandes del ganado bovino. Su fina cutícula les da un aspecto blando y cremoso. Se dan casi exclusivamente en bovinos jóvenes. Los huevos miden unas 70 x 80 micras, contienen una sola célula y la membrana es gruesa con numerosas hendiduras.

Biología y ciclo vital de Toxocara

T. vitulorum tiene un ciclo de vida directo. Tras la excreción de los huevos en las heces, las larvas se desarrollan al estadio II dentro de los huevos en unos 15 días. Estos huevos son infectivos y contaminan los pastos. Pueden sobrevivir durante meses, pero son sensibles a la luz solar.

Huevo de Toxocara vitulorum. © J. Kaufmann / Birkhäuser Verlag.
Tras ser ingeridas por el hospedador final, las larvas eclosionan en el intestino, atraviesan la pared intestinal, emigran a numerosos órganos (hígado, riñones, pulmones, etc.) y finalmente llegan al intestino delgado, donde completan su desarrollo y se reproducen. Algunas larvas llegan a las glándulas mamarias donde permanecen durmientes hasta el final del embarazo. Tras el parto, estas larvas pueden ser trasmitidas a la cría mediante el calostro o la leche de las tres primeras semanas. Estas larvas van directamente al intestino delgado donde completan su desarrollo en unas 3 semanas tras el parto.
Las larvas de T. vitulorum pueden también infectar a los fetos aún no nacidos a través de la placenta. La transmisión prenatal y a través de la leche se consideran como las vías de infección más comunes de los terneros.
Si no está familiarizado con la biología general de los helmintos y de los nematodos parásitos del ganado pulse aquí para consultar los artículos correspondientes en este sitio.

Daño causado por infecciones de Toxocara

T. vitulorum puede ser muy dañino para el ganado en lactación, especialmente en regiones cálidas y tropicales. Las larvas migratorias pueden dañar numerosos órganos, especialmente los pulmones, donde pueden provocar infecciones con bacterias secundarias. Loas adultos establecidos en el intestino consumen parte del alimento y pueden provocar inapetencia, pérdida de peso e incluso muertes en caso de infecciones masivas. Debido a su gran talla, los adultos pueden obturar y perforar el intestino.

Síntomas y diagnóstico de infecciones de Toxocara

Los estadios intestinales pueden causar diarrea pútrida, cólicos, enteritis, pérdida de peso, atrofia e incluso muerte. Los daños a los pulmones debidos a las larvas pueden también resultar en neumonía. Los huevos típicos aparecen en las heces de las crías unas 5 semanas tras el parto. A veces también se encuentran individuos adultos translúcidos en las heces. Típico de los terneros infectados es también un aliento con olor a acetona.

Prevención y control no químicos de infecciones de Toxocara


La transmisión prenatal y a través de la leche es muy común en Toxocara vitulorum. Imagen tomada de www.rwpfister-boezen.ch
Son los terneros los más expuestos a las infecciones por este helminto y la infección más frecuente es la prenatal o a través del calostro. Por lo tanto, lo esencial es evitar que se infecten las hembras preñadas y que transmitan la infección a los terneros. El manejo de los pastos debe asegurar que los que usan estos animales estén limpios de gusanos. En propiedades con un historial de infecciones de Toxocara hay que considerar aplicar medidas higiénicas (limpieza, desinfección) a los boxes de los terneros.
Por tratarse de una especie específica de los bovinos, se puede considerar el pastoreo alterno durante varios meses, p.ej. con caballos u ovinos. Como este gusano no se desarrolla en ese ganado, disminuirá la carga de larvas infectivas en los pastos. Ahora bien, esto puede estar contraindicado si la propiedad está infectada con otros gusanos gastrointestinales comunes a bovinos y ovinos.
Consulte los artículos sobre las medidas de prevención de infecciones con helmintos en este sitio (pulse aquí).
Puede interesarle el artículo en este sitio sobre plantas y remedios vegetales antihelmínticos (enlace).

Control químico de infecciones de Toxocara

Varios benzimidazoles (p.ej. albendazol y fenbendazol), el levamisol asi como la piperazina, el pirantel y la ivermectina controlan este tipo de infecciones.
El mayor daño lo causan las larvas migratorias que invaden diversos órganos, especialmente los pulmones. Las larvas son también responsables de las infecciones prenatales y durante la lactancia. Por ello, es esencial que los productos empleados contra este helminto sean eficaces contra las larvas.
Consulte a un veterinario o a los servicios zoosanitarios de su región para obtener informaciones y recomendaciones más precisas adaptadas a las condiciones climáticas y ecológicas regionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario